Adelgaza

Cosmética Antifrío Santander Cantabria

Las radiaciones ultravioleta, el viento, la falta de humedad, el frío, son los enemigos a batir de la belleza, por lo que todas las armas posibles hay que tenerlas a mano, sobre todo si vas a viajar a la nieve o a pasar más tiempo al aire libre...

Compañías Locales

Adelgaza no promueven las compañías que aparecen en este sitio.Más Información
Jose Luis Peña Sagredo
942 032 637
San Francisco 10 2º B
Santander, Cantabria
Especialidad
medicina interna

Esta Información es Proveída por
Estetica , Adelgazamiento CENTRO VELVET Cantabria
0034942230070
floranes 10 a bjos
santander, Cantabria
Especialidad
adelgazamiento, celulitis, flacidez
Horario
10, a 20,30 lunes a viernes

ANA IRIZABAL
942226924
Isabel II, 10 - 3º izquierda
Santander, Cantabria
 
G & C PELUQUERIA Y ESTETICA
942 219546
SAN SIMON Nº 11 BAJO
SANTANDER, Cantabria
 
DR. SANZ GIMÉNEZ-RICO
942037404
Calle Isabel II, 23 - 3º E
Santander, Cantabria
 
Jose Ricardo De La Peña Lopez
942 376 555
Vargas 57 B 2º E
Santander, Cantabria
Especialidad
medicina interna

Esta Información es Proveída por
centro velvet
0034942230070
floranes 10 a bjo
santander, Cantabria
Especialidad
estetica , adelgazamiento, celulitis, obesidad
Horario
10 a 20,30
Asociación por Membresía
medicina natural

SWANSEA
945137408
C/ San Prudencio, 19 - 1º
Santander, Cantabria
 
MAITE
942214700
C/ Isabel II, 20 - 1º
Santander, Cantabria
 
centro de estetica cruz salas
942-240873
Jimenez diaz 11
Santander, Cantabria
Especialidad
tratamientos faciales y corporales
Horario
9.30-19.30

Esta Información es Proveída por

Cosmética Antifrío

Proveído Por:

El sol y la nieve son una combinación altamente peligrosa para la juventud de la piel. La nieve refleja los rayos ultravioletas, mientras que la altura multiplica la potencia de la radiación solar.

La piel se vuelve frágil bajo sus efectos, pudiendo agrietarse, experimentar rojeces, quemaduras y una disminución de las defensas inmunitarias, lo que podría traducirse en las temidas manchas y, a largo plazo, en el envejecimiento del aspecto de la piel.

Elige tu aliado contra el frío

El mercado dispone de productos específicos de protección para esta época del año, que además de establecer una película frente al sol, hace lo propio frente a la sequedad producida por viento y frío. Unos 30 minutos antes de la exposición a los elementos, se recomienda aplicar un producto de alta protección (mejor pantalla total de factor 20 o superior), sobre todo a principio de temporada. Así se favorece la aclimatación suave de la piel a la alta montaña.

También hay que tener en cuenta que sean productos resistentes al agua para mantener ese escudo aislante frente a la lluvia y la nieve o para asegurarnos de que tras la práctica de deportes u otras actividades al aire libre, la transpiración no acabó con la protección.

El spa en casa

Tras el frío, el viento y demás inclemencias invernales, tu cuerpo agradecerá una larga ducha reparadora cuando vuelvas a casa. Emplea un gel suave, de PH neutro, que mime la piel tras el agresivo ataque al que fue expuesto.

Un 4% es lo que aumenta la intensidad de los rayos solares UV cada 300 metros de altura. Además, la nieve y el hielo reflejan hasta un 80% de los rayos UV.

En el rostro hay que volver a hidratar la piel para facilitar su recuperación. Frente, cuello, nariz, labios y orejas son zonas especialmente sensibles, más proclives a deshidratarse o quemarse; por ello se recomienda utilizar sobre ellas un protector solar con una mayor base de aceite a la ofrecida por los productos de verano y un protector labial con filtros solares (los labios carecen de pigmentación o de una capa córnea protectora, lo que les deja al amparo de los elementos).

Mimos especiales a tu cabello

Durante estos meses necesita más cuidados que nunca, saneánodolo con asiduidad, cortando las puntas y poniéndose en manos de un buen peluquero. Es conveniente incrementar también el uso de una máscara o baño de crema semanal, sobre todo si se trata de cabello seco con tendencia a encresparse.

Protección total

Aunque el sol no se vea, sigue ahí. Se calcula que en los días nublados puede llegar a la superficie terrestre hasta el 80% de la radiación solar. Además, la nieve, el hielo e incluso las rocas claras reflejan los rayos UV e incrementan su intensidad en la piel, pudiendo causar quemaduras.

También la niebla es peligrosa, pues está formada por multitud de minúsculas partículas de agua que actúan como espejos frente a los rayos del Sol.

-->

Haga click aquí para leer más artículos de Elle