Adelgaza

Dieta Hipocalórica: Sana y Equilibrada Las Palmas De Gran Canaria Canarias

Son muchos los estudios que enfatizan el poder de una dieta hipocalórica, sana y equilibrada en la consecución de un buen estado de salud. Continúe leyendo el artículo...

Dieta Hipocalórica: Sana y Equilibrada

Proveído Por:

Por ejemplo, el Instituto Tomás Pascual Sanz para la nutrición y la salud, ha presentado durante las IV Jornadas Andaluzas de nutrición la ponencia ‘El envejecimiento cerebral y enfermedades neurodegenerativas: Influencia de la nutrición’. José María Peinado, del departamento de bioquímica y biología molecular de la Universidad de Málaga, abundó en consejos sobre alimentación como el de la restricción calórica: “Se vive más cuando se come menos”.

¿La explicación? El índice de supervivencia es mayor cuando ingerimos menos calorías o consumimos antioxidantes y guardamos una correcta dieta mediterránea. No hay más que echar un vistazo a Oriente y fijarnos en qué y cómo come la población más longeva del mundo, la japonesa (la mujer española es la más longeva de Europa): cereales, vegetales, pescado azul, soja y té (pero en poca cantidad), son sus salvoconductos para la longevidad.

Sin embargo, ingerir menos calorías no significa someterse a regímenes descontrolados sin supervisión médica. Los expertos recuerdan que las ‘dietas milagro’ pueden llegar a ser muy perjudiciales. Las identificarás porque suelen ser rápidas, fáciles y con nombres pintorescos, las suelen prescribir personas que no son médicos, presuponen que los alimentos cambian los procesos bioquímicos y, casi siempre, prohiben o fomentan ciertos grupos de alimentos en proporciones extrañas.

Científicos de la Universidad de Navarra publicaron a finales del pasado año una investigación en la que prueban, una vez más, cómo una dieta hipocalórica activa un tipo de enzimas, las sirtuinas, también conocidas como ‘el gen de la longevidad’. Los expertos del departamento de Ciencias de la Nutrición, Fisiología y Toxicología de esta universidad comprobaron, en un experimento realizado en animales, que la alimentación baja en calorías, con su consecuente pérdida de peso, no sólo activa sirtuinas sino que disminuye también el estrés oxidativo responsable del envejecimiento.

Aún es pronto para saber de qué manera afectaría la dieta hipocalórica a nuestro organismo. Lo que sí se conoce es que una basada en alimentos como frutas y verduras, cereales y legumbres ayuda a vivir más y mejor, ya que previene enfermedades cardiovasculares, disminuye el colesterol, el riesgo de diabetes y hasta de cáncer.

No olvides

Comer despacio. El cerebro tarda 20 minutos en emitir la señal de que está lleno. Si comes rápido no tendrás tiempo de sentirte saciada y te pasarás de lo que el cuerpo te pide. Intenta no llegar a las comidas principales con mucha hambre. Y, si quedas con tus amigas, come algo antes (una fruta, un yogur light), así no llegarás con un hambre voraz al restaurante.

Haga click aquí para leer más artículos de ar-revista.com