Adelgaza

¿Sí me Salto una Comida, Bajo de peso? A Coruña Galicia

Continuamente la gente que quiere perder peso piensa que dejando de comer o saltarse una comida puede ayudar a bajar de peso, con frases como yo no desayuno para no engordar ó mejor no ceno para limpiar mi cuerpo...

Compañías Locales

Adelgaza no promueven las compañías que aparecen en este sitio.Más Información
Lazaro Bokser Flesler
981 065 600
Manuel Murguía s/n Estadio Riazor
A Coruña, Galicia
Especialidad
endocrinologia y nutricion

Esta Información es Proveída por
Lazaro Bokser Flesler
902 322 233
Londres 2
A Coruña, Galicia
Especialidad
endocrinologia y nutricion

Esta Información es Proveída por
ARMENTA GIL, JACINTO
981225077
San Andrés, 145 - 1º
A Coruña, Galicia
 
EUROMEDICAL
981358176
Magdalena, 97.
Ferrol, Galicia
 
FISICO SHOP
670391487
Ctra. Catabois, 229
Ferrol, Galicia
 
Maria Teresa Martinez Ramonde
981 142 079
Manuel Murguía S/N Estadio Riazor
A Coruña, Galicia
Especialidad
endocrinologia y nutricion

Esta Información es Proveída por
Diego Bellido Guerrero
981 354 734
Concepción Arenal 29-31 4º A
El Ferrol, Galicia
Especialidad
endocrinologia y nutricion

Esta Información es Proveída por
Consulta dietética María Parra
981 907777
Calle San Nicolás 3- 1º
La Coruña, Galicia
 
NATURHOUSE
647647487
Médico Valero, S/N
Naron, Galicia
 
SANTIVERI
981352067
Real, 175
Ferrol, Galicia
 
Esta Información es Proveída por

¿Sí me Salto una Comida, Bajo de peso?

Este tipo de pensamiento más que ayudar a bajar de peso hace un efecto contrario, es completamente falso y es uno de los mitos más grandes que se ha creado en nuestra sociedad.

La realidad es que mientras más tiempo dejemos pasar entre una comida y otra, más riesgo tenemos de subir de peso, ya que el organismo siendo inteligente sabe que algo raro está pasando y que no está obteniendo toda la -energía- que necesita, por lo que se vuelve mucho más eficiente y empieza a almacenar todo lo que recibe y lo deja de reserva para esas ocasiones en que pasan 8 o 10 horas entre una comida y la otra. Lo que ocurre es que después del lapso del ayuno, la siguiente comida que comamos se nos va a acumular por completo, porque el cuerpo sabe de la necesidad de ese extra para realizar las actividades diarias.

Nuestro cuerpo es sumamente inteligente y, no es solamente por tradición hacer estas 3 comidas, ya que la glucosa circula en nuestra sangre por máximo 6 horas lo cual es normalmente el tiempo que dejamos pasar entre una comida y otra. Además, muchas horas de ayuno pueden ser muy dañinas para el sistema nervioso en particular. Todo el organismo y sobretodo el cerebro necesitan permanentemente energía, glucosa y proteínas y sí omitimos algún alimento durante el día podemos poner en riesgo nuestro estado de salud.

La glucosa, que es la fuente principal de energía de nuestro organismo, se rompe por medio de un proceso llamado glucólisis para de esta manera poder usarse como energía y quedar circulando en la sangre por aproximadamente 4 a 6 horas. Sin embargo, nuestro organismo no convierte toda la glucosa en energía al mismo tiempo. Cuando el cuerpo registra que el nivel de glucosa en sangre ya llegó a lo normal, la insulina (hormona del páncreas) manda una señal al hígado, músculos y otras células para que la almacenen; incluso, cuando nuestro consumo de caloría es excesivo, esta glucosa se convierte en grasa. La glucosa es almacenada como glucógeno en el hígado, para usarse como energía y, en el músculo, se almacena en forma de proteína para realizar actividad física.

Así, cuando pasan varias horas entre una comida y otra, otra hormona llamada glucagon, convierte de nuevo el glucógeno en glucosa para usarse en ese momento como energía, que es precisamente lo que sucede durante la noche cuando permanecemos de 10 a 12 horas en ayuno. Pero este proceso es muy costoso para nuestro cuerpo y realmente las reservas son pocas y se acaban rápido. Es por eso que constantemente tenemos que estar consumiendo energía para evitar la escases de glucógeno que se tiene de reserva, ya que sí se termina el glucógeno del hígado, empezamos a usar el de otros tejidos. En los casos de ayunos prolongados el organismo hace una "movilización de la energía" y, lo curioso es que se tienen prioridades en la forma en que va obteniendo energía de otros lados. Lo que más protege es al cerebro para que se mantenga la producción de linfocitos y eritrocitos y no haya daño en el sistema nervioso; su segunda prioridad es el músculo, que aunque aquí hay reservas de glucógeno, estas solamente se usan en casos muy extremos de ayuno porque la proteína no es una buena fuente de energía inmediata. Por lo que como única reserva queda usar los ácidos grasos tejido adiposo- que aunque después de que se convierten en glucosa para usarse como energía, terminan liberando cuerpos cetónicos que son sustancias tóxicas que se van al cerebro y causan los daños a nivel neurológico.

De ahí la importancia de tratar de hacer 3 comidas completas al día y comer algo ligero entre comidas, ya sea una fruta o verdura, un pan o un yogurt, para evitar los ayunos prolongados y que pasen muchas horas entre una comida y otra. Nuestro cuerpo es sumamente inteligente y, no es solamente por tradición hacer estas 3 comidas, ya que como se comentó previamente, la glucosa circula en nuestra sangre por máximo 6 horas lo cual es normalmente el tiempo que dejamos pasar entre una comida y otra.

La conclusión final es ¿para qué jugar con fuego?, sí finalmente el saltarse una o muchas- comida no va a hacer que bajemos de peso y la teoría de limpiar el cuerpo con ayunos más bien produce que se formen los famosos cuerpos cetónicos, lo que termina poniendo en riesgo a nuestra salud.

Haga click aquí para leer más artículos de Naturalinea.com