Adelgaza

Tiene una Manera Adictiva de Comer Las Palmas De Gran Canaria Canarias

¿Sufre atracones y rebotes de peso y se siente angustiado, triste o decepcionado? Las personas con adicción a la comida que se someten a una dieta sin considerar sus emociones, caen en el atracón. Y sufren rebotes de peso reiteradamente...

Compañías Locales

Adelgaza no promueven las compañías que aparecen en este sitio.Más Información
Kineost Pi Y Margall, 16  
928231926
Pi Y Margall 16
Palmas De Gran Canaria, Canarias

Esta Información es Proveída por
Laboratorio Gonzalez Santiago
928 244 107
León y Castillo 290
Las Palmas de Gran Canaria, Canarias
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
Chen Chang Maria Pilar
928245074
General Vives 2
Palmas De Gran Canaria, Canarias

Esta Información es Proveída por
Laboratorio Gonzalez Santiago
928 232 947
Av. José Mesa y López 15 1º
Las Palmas de Gran Canaria, Canarias
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
Clinica Santa Catalina
928 297 151
León y Castillo 292
Las Palmas de Gran Canaria, Canarias
Especialidad
medicas

Esta Información es Proveída por
Delgado Roque Antonia
928297580
General Vives 1
Palmas De Gran Canaria, Canarias

Esta Información es Proveída por
Mayor Jimenez Concepcion
928293813
Alfredo Calderon 22
Palmas De Gran Canaria, Canarias

Esta Información es Proveída por
Garrido Landivar Jesus
928245838
Nestor De La Torre 18
Palmas De Gran Canaria, Canarias

Esta Información es Proveída por
Centro De Naturopatia Song Av. Jose Mesa Y Lopez, 25, Plta. 1 - Of. 103  
928242447
Jose Mesa Y Lopez 25
Palmas De Gran Canaria, Canarias

Esta Información es Proveída por
Baez Santana Juan Antonio
928231287
Brasil 31
Palmas De Gran Canaria, Canarias

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Tiene una Manera Adictiva de Comer

Artículos Proveído Por:

El atracón es esa manera emocional de comer, ese descontrol con la comida que intenta llenar un vacío emocional de un modo primitivo, llevándose algo a la boca para compensar el dolor emocional y recuperar el placer. La manera adictiva de comer y sus resultados generan creencias inapropiadas respecto a quiénes somos. La manera adictiva de comer influye sobre nuestra identidad. Nuestra identidad, a su vez, define nuestra manera de comer.

Sin la creencia "soy obeso", ¿existirían los rebotes de peso?

Locura es hacer lo mismo y esperar resultados distintos

Albert Einstein

Si sufre por un vínculo enfermizo con la comida o si ha caído en atracones reiterados, no se sienta derrotado: la frustración no es el condimento emocional que dará vida a ningún tratamiento para adelgazar. La adicción a la comida existe; y el remedio para combatir esa manera emocional de comer, para frenar esas ansias por llenar un vacío emocional también tiene remedio. Se trata de un remedio emocional.
Estados emocionales nobles y positivos como la comprensión, el optimismo,la esperanza restaurarán el vigor perdido en la desesperación. Espero que el siguiente artículo devuelva sus energías y lo ayude a persistir en su camino de mejoras.

¿Cómo llenar ese vacío emocional sin comida; cómo arreglarlo con la conciencia?

Aún tratándose de kilos, la idea de "perder" siempre tiene una connotación negativa y la psiquis tenderá a resistirla. Un programa ayuda cuando ayuda a ganar en todas formas posibles: ganar una figura ideal, un hábito de alimentación gratificante, confianza, auto-respeto; autoestima positiva. Cuando permite recuperar la amabilidad con la persona de uno como base para el desarrollo de conductas acertadas para generar beneficios reales. El tratamiento para adelgazar debería liberar para siempre de la adicción a la comida, del auto-concepto de obeso y de los consecuentes problemas de peso. Son éstas ideas demasiado pesadas para cargar.

Adelgazar es relativamente sencillo, algo que el organismo puede conseguir. De hecho, mucha gente consigue adelgazar varias veces en la vida aún aplicándose a dietas diversas cuyas filosofías se contradicen entre sí. Adelgazar no es el problema ni el gran desafío: mantener un peso ideal en estado de radiante salud y buen humor sí lo es pues requiere un cambio de conciencia. Cuando un tratamiento para adelgazar se basa únicamente en los alimentos sin contemplar al hombre en su totalidad psico-física aparecen las resistencias y los rebotes de peso.

Por lo general la gente no registra el disparador que detiene su progreso; muchas personas no alcanzan a detectar la instancia específica que los llevó a descuidar su tratamiento para adelgazar hasta que un día se miran al espejo y con horror o desazón, caen en la cuenta de que han vuelto atrás: ¡otra vez ese antipático rebote de peso!. Pero el rebote de peso no es algo que venga desde afuera a visitarnos para amargarnos la vida. Muchos factores explican el rebote de peso: en su mayoría son factores psicológicos activados en experiencias también antipáticas y que se "dejaron pasar". Algunos experimentan cierta incomodidad cuando observan que empiezan a brillar con unos cuántos kilos menos: si han conservado un sobrepeso durante años, de pronto esa imagen armoniosa que les devuelve el espejo les resulta incómoda, desconocida y literalmente, una parte de su personalidad no sabe cómo actuar con ese nuevo cuerpo. A otros les sobrevienen temores difusos, inusitados como por ejemplo, la posibilidad de quedar aislados en su entorno habitual. Para otros, la novedosa experiencia de encontrarse en pleno dominio de sí mismos les resulta atemorizante; les inaugura nuevas responsabilildades y nuevos roles de vida. A otros los detiene el sarcasmo ajeno o la omnipresente envidia de los demás. Sin embargo, alcanzar un pleno dominio de la actitud personal necesariamente implica toparse con la envidia ajena y atravesarla.

Aflorarte.com, ya sea mediante sus libros especializados en estrategias de motivación para llevar adelante un plan de dietas, o bien para aquellos que mantienen una manera emocional de comer , como así también con sus servicios de coaching para adelgazar ayuda a detectar los disparadores cruciales responsables de desencadenar conductas de auto-boicot que llevan por ejemplo a comer en demasía, o en descontrol.

Con herramientas poderosas del lenguaje tanto en los libros como en el servicio de coaching consigue limitar el desarrollo del temido saboteador interior. El programa se vale de interrogantes seleccionados cuidadosamente para generar provocación al pensamiento habitual y una sacudida a las ideas limitantes que se suelen tener respecto del propio cuerpo y de las capacidades personales de producir una auténtica y perdurable transformación. Los ejercicios permiten registrar los progresos y obtener una gran alegría en ello.

Un tratamiento para adelgazar resulta exitante, una verdadera aventura, permite soñar y desprenderse con la imaginación. Volver a engordar significa en miuchos casos algo así como dejar la aventura atrás, volver a quienes eran y sentirse seguros. Por tal motivo, las dietas que no contemplan el mundo interior fallan o se quiebran al cabo de un tiempo.

Con un programa adecuado, las personas tienen ocasión de descubrir tanto sus ideas improductivas, sus prejuicios, como lo mucho que pueden conseguir con sus deseos y valores adecuadamente detectados y alineados con sus características de la personalidad.

A menudo cuando las personas progresan superando sus propias expectativas, no tardan en aparecer algunos miedos difusos. Mucha gente ha respondido durante años al apodo de "gordo", "gordito" y les cuesta asumir una nueva identidad. Otros mantuvieron en sus entornos un cierto rol fijo junto con la figura del gordo ("gordo simpático", "el grandote", "el poderoso", el fuerte, el buen compañero, el tranquilo de la familia, el chico problema, etc.). Con estas sutilezas, el auto-concepto de gordo queda profundamente instalado en sus conciencias y muy difícilmente derribado mediante tratamientos que solo restringen la calidad del alimento o tienen en cuenta sus calorías. Esta idea de sí mismos, este dañino autoconcepto es, en una abrumadora mayoría, de los casos, la clave que inhibe el desarrollo de aquellas conductas y elecciones de las cuales más tarde se arrepiente. Tanto apodos y roles quedan implantados en la identidad configurando la actitud. Para estas personas adelgazar no es una misión imposible, (bajan de peso y vuelven a subir); lo que les resulta imposible, impensable es abrazar la convicción de igualdad respecto de los otros. Se trata de una misión difícil a menos que se produzca una flexibilización y un cambio significativo en sus conciencias.

Cuando estas personas empiezan a adelgazar empieza a revelarse una nueva imagen de sí mismos. Con frecuencia esta imagen resulta intimidante, especialmente si no se la cuida con esmero y dedicación, pues las creencias que de ella derivan conseguirán verdaderamente desmantelar el concepto que venían manteniendo respecto de sí mismos y de las transformaciones que sus cuerpos y organismos pueden ser capaces de producir.

Resulta comprensible, por lo tanto, el que para tanta gente, los rebotes de peso formen parte de sus vidas; son lo conocido y lo familiar, el factor clave que posiblemente no estén preparados para abandonar para siempre.

El Programa de Aflorarte promete cambios en el registro celular. Únicamente aplicándole al pensamiento una orientación precisa conseguirán revertirse las conductas auto-destructivas, y derribarse las resistencias inconcientes. Cuando estos cambios primarios ocurren, toda persona en sobrepeso empieza a disfrutar libremente, no solo de sentimientos magníficos de confianza, entusiasmo, alegría o seguridad sino de los auténticos beneficios y oportunidades que invariablemente vienen a partir de una transformación desde la raíz del problema.

El Servicio de Coaching para adelgazar de Aflorarte.com no consiste en un plan con bases psicológicas sino de pensamiento estratégico aplicado y diseñado exclusivamente al objetivo de mejorar la apariencia física, el vínculo con la comida y con el propio cuerpo. Sin rodeos demuestra que algunas dietas no prosperan porque no tienen en cuenta que el cuerpo es el resultado del estilo de vida y del estilo de pensamiento; y que el estilo de vida y la manera de pensar son el resultado directo de corrientes emocionales. Un buen estilo de vida es el resultado de una manera saludable de pensar y la manera saludable de pensar puede conseguirse sanando las emociones que enferman al pensamiento. Estados tales como la angustia, ansiedad, melancolía inspirarán pensamientos opuestos a los estados de euforia, optimismo, alegría. Este sistema ayuda a sanar estados emocionales débiles y generar las bases emocionales que producirán un pensamiento radiante y un fantástico buen humor.

Cambiar los alimentos sin cambiar la manera de abordar la vida no siempre resulta, al menos difícilmente produzca un resultado perdurable. El cambio en la manera de abordar la vida surge naturalmente a partir de las observaciones grandiosas.

La tortura, el abuso de la fuerza de voluntad, la restricción, algunos grupos de apoyo, algunas propuestas de ayuno, las prohibiciones de los alimentos que se adoran, la dependencia del conteo de calorías, soportar dolores de hambre, vomitar después de comer no solamente no ayuda a adelgazar y mantener un estado vigoroso sino que se enmarcan entre los principales responsables de los atracones y los rebotes de peso.

La obesidad está alcanzando el rango de “epidemia”; en la cultura occidental la salud pública agoniza. Muchos mueren a causa de disturbios en los hábitos alimenticios producto de imposiciones culturales tiranas responsables de la proliferación de estos dos fantasmas principales en este escenario: la anorexia y la bulimia. En la mayoría de los países “desarrollados” el servicio de Salud Pública muestra preocupación porque personas de cualquier edad, incluyendo menores de edad, ya forman parte de la población de riesgo de ataques cardíacos, diabetes, disfunciones en el metabolismo y en el sistema de defensas, entre numerosos padecimientos. Las dietas abundan y la desesperación por parte de las personas afectadas de regresar a un peso ideal ha convertido el negocio de las dietas y el fitness en uno multimillonario. El que las dietas por sí solas no funcionan; el que ninguna de ellas promete formidables progresos o progresos idénticos en la mayoría de las personas no es una novedad. Sin embargo, en medio del desencanto, esta tragedia sigue siendo una tragedia evitable y superable. El presente programa es el resultado de años de trabajo ayudando a las personas a recuperar su figura armoniosa preservando la salud radiante y el estado de ánimo óptimo que permite una actitud vigorosa y positiva para vivir la vida con alegría.

Con sencillos procedimientos, y mediante interrogantes que resultan provocativos al razonamiento habitual, el programa de Coaching para adelgazar, consigue modificar esa vieja memoria celular y actualizarla para habilitar un proceso de auténtica transformación psicofísica.

De: Liliana Dercyé

Haga click aquí para leer más artículos de Articuloz.com